Artículos de opinión publicados más recientemente.

 

¿Cómo se llega a eso?

26 de agosto de 2017. Miguel Pajares. Artículo publicada en El Periódico.

El imán de Ripoll, Abdelbaki Es Satty, era (presuntamente) un criminal, uno más de los muchos que hay en todas las sociedades, pero él no hacía lo que otros, que violan y asesinan por sí mismos. Lo que él hacía era reclutar jóvenes para que cometieran los asesinatos. Y aquí es donde nos tropezamos con la pregunta más turbadora que muchos nos planteamos en estos momentos: ¿qué lleva a un joven común, cuya vida ha sido como la de cualquier otro, a dejarse reclutar por alguien que le está invitando asesinar y a llegar incluso hasta el suicidio? Younes Abouyaaqoud, el (presunto) terrorista que mató a 14 personas y finalmente fue abatido por los Mossos d’Esquadra cuatro días después en un acto que fue prácticamente un suicidio, había vivido en Ripoll desde que tenía 4 años; ahí había sido educado y era conocido por sus amigos y su entorno como un buen chaval, buen estudiante, buen compañero, aficionado al fútbol, alegre e inteligente. Buena persona. ¿Qué lleva a un chico así a hacer lo que hizo?…

Artículo completo: (aquí).

 

 

Un futuro de refugiados climáticos

Marzo de 2017. Miguel Pajares. Artículo publicado en Carrer, revista de la Federació d’Associacions de Veïnes i Veïns de Barcelona, en el número 143, dedicado a la ciudad del futuro.

La migración global más grande de la historia de la humanidad está por llegar, pero probablemente sólo le faltan unas pocas décadas. Cada vez quedan menos dudas de que el cambio climático causará migraciones forzadas sin precedentes. La generación de gobernantes de los últimos 30 años no ha cumplido con su obligación de ponerle freno y, por muy radicales que sean las medidas que se tomen a partir de ahora, el calentamiento global va a proseguir, porque el carbono que ya hemos echado a la atmósfera seguirá atrapando calor durante mucho tiempo. Aún podemos impedir que el calentamiento se dispare hasta extremos que coloquen a todo el planeta en una situación de catástrofe global, pero lo que ya no podemos evitar es la continua sucesión de catástrofes parciales que afectarán a un conjunto de zonas críticas de varios continentes. No podemos evitarlas porque ya están produciéndose, y porque el incremento de sus dimensiones es evidente.

Ya en 2008, en un estudio de Andrew Thow y Mark de Blois[1] realizado para Naciones Unidas señalaba los lugares en los que las sequías, las inundaciones y los ciclones irían haciéndose cada vez más devastadores en los siguientes 30 años. Hablaba de África, de Asia central y suroriental, y de América Central y la zona oriental de Sudamérica. Pero quien se llevaba la palma era África: las sequías seguirían acentuándose en toda el África subsahariana; las inundaciones crecerían en el Sahel, el Cuerno de África, la región de los Grandes Lagos y el centro y sudeste del continente; y los ciclones serían especialmente destructivos en Mozambique y Madagascar. Y estas previsiones no incluían el aumento del nivel del mar, ya que sus efectos más destructivos no se prevén para las próximas tres décadas, sino para algunas más (quizás seis o siete).

La sequía supone pérdida de acuíferos, acumulación de sal en las tierras agrícolas y avance de la desertización. Y ello conduce a la merma de la productividad de las tierras cultivadas, la pérdida de cosechas y la reducción de los terrenos cultivables. Las tempestades e inundaciones no resuelven los problemas de las sequías, primero porque no suelen producirse en los mismos sitios, y segundo porque también destruyen las cosechas y contaminan los acuíferos. Y el problema es que ambas cosas van a seguir creciendo inexorablemente: el calentamiento de la atmósfera trae sequías por un lado y aumenta la evaporación en el mar por el otro (lo que hace incrementar las tempestades).

Aunque se sabe que esto provocará movimientos migratorios importantes, no hay previsiones certeras sobre cómo serán, porque el tema no ha sido lo suficientemente estudiado. Los científicos del clima han dedicado poco tiempo a estudiar la relación entre el cambio climático y las migraciones; y, a su vez, los sociólogos de las migraciones tampoco se han centrado demasiado en la relación entre éstas y el clima. Puede decirse que hasta 2008 no se hicieron los primeros estudios de cierta extensión, cuando se creó la  Alianza sobre el Cambio Climático, Medio Ambiente y Migración (CCEMA, por sus siglas en inglés). De momento, sólo se manejan algunas hipótesis, como la hecha hace años por Norman Myers, de la Universidad de Oxford, que señaló que para el 2050 podría haber hasta 200 millones de migrantes derivados del cambio climático. Pero no sabemos hasta dónde llegará el empobrecimiento que el cambio climático va a provocar en muchos países, ni las guerras por los recursos (como el agua) que va a generar, de modo que esas previsiones podrían quedarse pequeñas.

Así, la cuestión es: ¿Cómo vamos a recibir a esos refugiados climáticos en esta Europa que en 2015 y 2016 demostró un profundo egoísmo ante el incremento de refugiados producido por las guerras actuales? Y también: ¿Podrá la Barcelona del welcome refugees sostener dentro de tres o cuatro décadas la postura solidaria y acogedora que ahora está manteniendo a contracorriente?

El egoísmo europeo ha hecho creer a mucha gente que todos los refugiados del mundo quieren venir a Europa, pero lo cierto es que el 85% están acogidos en los países pobres. El ejemplo de los sirios es bastante claro: sólo Turquía tiene cuatro veces más refugiados sirios que los 28 países de la Unión Europea juntos. Con los refugiados climáticos pasará lo mismo: la gran mayoría se quedarán en los países cercanos, es decir, en otros países del Sur Global. A Europa y los demás países ricos les corresponde la responsabilidad de atender las emergencias humanitarias que van a producirse en muchos países del Sur (no hay que olvidar que los países ricos son los principales causantes del cambio climático), pero, además, a Europa le tocará acoger a cierto número de refugiados climáticos, y, aunque será una proporción pequeña, habrá que contarlos por decenas de millones.

Pongamos el ejemplo de Bangladesh. En Barcelona, según el último padrón, hay casi 6.000 bangladeshíes de los más de 13.000 que hay en España. Son muy pocos comparados con los 8 millones de migrantes y refugiados bangladeshíes que hay repartidos por el mundo. Pero ese número va a crecer. Dos terceras partes del territorio del país están a menos de 5 metros de altura sobre el nivel del mar. De los 165 millones de habitantes que tiene Bangladesh (la mitad bajo el umbral de la pobreza), 40 millones viven en las zonas costeras. El aumento del nivel del mar reducirá su territorio y aumentará la gravedad de las inundaciones. Éstas se producirán tanto por el incremento de las lluvias como por el deshielo de los glaciares del Himalaya. Además, los ciclones serán más potentes y, con la subida del nivel del mar, la marea que los acompaña penetrará en gran parte del territorio. A su vez, la crecida del nivel del mar aumentará la salinidad en las zonas costeras, lo que provocará la reducción drástica de las cosechas y la inseguridad del suministro de agua potable. Todo ello generará decenas de millones de desplazados. La mayoría irán a países asiáticos, pero los bangladeshíes que ya están en Europa, atraerán a una parte de los que huyan. Y lo mismo podemos decir sobre los que ahora están en Barcelona.

Bangladesh es un buen ejemplo porque es uno de los primeros países que sufrirá los efectos devastadores del cambio climático, pero los desplazados por el clima en África serán muchos más. Y también éstos se quedarán principalmente en países del mismo continente, pero cierta proporción de ellos vendrá a Europa. No será una proporción alta, pero el número de los que vengan les parecerá una barbaridad a buena parte de los europeos.

Ésa es la batalla que tenemos por delante: acabar con los mitos que ha creado el egoísmo europeo. Y la lucha contra esos mitos ha de traducirse en apertura real para la entrada de refugiados. Europa no puede seguir siendo una fortaleza amurallada frente a ellos; ha de facilitar la entrada de los que razonablemente nos corresponden, y esta entrada será importante cuando los refugiados climáticos estén contándose por cientos de millones. Evidentemente, lo prioritario en este tema es el desarrollo de políticas energéticas y económicas que le pongan freno al cambio climático, pero sin olvidar que debemos prepararnos para unos movimientos de población que serán ya inevitables. Para estas migraciones climáticas es necesario un marco de protección jurídica que ahora no existe, pero además hay que luchar en el terreno de los discursos. Barcelona deberá seguir batallando por políticas de acogida responsables y solidarias. Y la batalla será ardua.

[1] Thow, A. and De Blois, M. 2008. Climate change and human vulnerability. Disponible en: http://www.careclimatechange.org/files/reports/Human_Implications_DiscussionPaper.pdf

 

 

Muertes en las fronteras: ¿hay responsabilidad criminal?

Artículo publicado por Málaga Acoge. 6 de febrero de 2017.

La pregunta que da título a este artículo puede hacerse para distintos lugares y momentos, y a distintas escalas. La mayor y más actual es, sin duda, el mar Mediterráneo, frontera natural que separa esta Europa nuestra en la que se encuentran los países de mayores ingresos,  y el continente que tiene los de menores ingresos del mundo. También nos separa de los países de Oriente Medio, el Cuerno de África y otros, en los que se congregan los conflictos bélicos más activos. En este Mediterráneo convertido en gran perímetro fronterizo murieron en 2016 más de cinco mil personas que trataban de llegar a algún país europeo. Niñas, niños, mujeres, hombres que querían llegar a Europa, fueron engullidos por un mar que se ha convertido ya en la mayor fosa común que jamás haya existido. Y la pregunta que aquí nos hacemos es: ¿hay alguien responsable de esas muertes en las fronteras?

Artículo completo (aquí)

 

Tancar les fronteres no és una opció decent

Publicat a ARA l’un de novembre de 2016.

…Des d’un punt de vista humanitari, impedir que una persona busqui en un altre país la feina que li ha de permetre treure la seva família de la misèria o portar els seus fills a l’escola no té la més mínima legitimitat. Naturalment, contra això es pot dir que, encara que no tingui legitimitat moral, sí que té legitimitat legal, ja que cap llei o tractat obliga els estats a obrir les fronteres a la immigració. Doncs bé, la veritat és que l’actual bloqueig de les fronteres tampoc compta amb aquesta legitimitat legal, i es tracta d’una conclusió a la qual s’arriba fàcilment quan ens preguntem qui són aquestes persones que estan intentant creuar-les. Fonts tan diverses com l’ACNUR i Frontex (la policia europea de fronteres) coincideixen que el 85% de les persones a les quals s’impedeix entrar legalment a Europa procedeixen de països en guerra…

Article complert (aquí)

 

Una anomalía contra un derecho fundamental

Publicado en El Periódico el 25 de octubre de 2016.

Los CIE son la representación de una Europa que se pierde al irse deshaciendo de los instrumentos que debían servirle de guía. Instrumentos como los derechos fundamentales de los que un día se dotó, pero que solo son fundamentales si son de aplicación a todas las personas.

Los CIE son una anomalía jurídica porque nuestro ordenamiento legal no contempla el castigo de privación de libertad por el mero hecho de cometer una falta administrativa, y aunque ciertas argucias legislativas los hayan convertido en legales, su existencia es una muestra de la no aplicación de un derecho fundamental. Y no es la única…

Artículo completo (aquí)

 

Un antiguo artículo: “El pañuelo de las musulmanas y la vorágine culturalista”

No suelo hacerlo, ya que en esta página voy poniendo los últimos artículos que escribo, pero hoy quiero añadir un artículo que publiqué en 2004. Hace nada menos que 14 años. Un artículo que, sin embargo, sigue teniendo gran actualidad (lamentablemente). Ahí va: (haz clic aquí)

 

Crisis del derecho de asilo

Publicado en Público (Acción Humanitaria) el 20 de junio de 2016.

Día Mundial de las Personas Refugiadas
Crisis del derecho de asiloMiguel Pajares, presidente de la Comisión Catalana de Ayuda al Refugiado
El 20 de junio se celebra, cada año, el día mundial de las personas refugiadas. Hasta ahora, esta conmemoración había tenido poca resonancia mediática y social, pero este año es diferente. Primero, porque la entrada de refugiados en Europa, desde el verano pasado, ha superado récords históricos, y segundo, porque la respuesta de los gobiernos europeos ha sido tan vergonzosa y tan alejada de los estándares en derechos humanos que creíamos tener, que ha provocado la movilización de las organizaciones sociales y de los medios de comunicación.

Miguel Pajares
Miguel Pajares, presidente de la CCAR

Se habla de que estamos viviendo la mayor crisis de refugiados desde la Segunda Guerra Mundial, pero ésta no es una expresión muy acertada; lo que estamos viviendo, en realidad, es una profunda crisis del derecho de asilo; y si este derecho está en crisis, lo están también los valores democráticos de Europa, porque el derecho de asilo es uno de los principales pilares de la democracia y de los derechos humanos
Artículo completo: ver aquí

 

Reasentamiento de refugiados

Publicado en El Periódico el 23 de octubre de 2015.

El Mediterráneo sigue cobrándose vidas de refugiados que huyen de las guerras e intentan llegar a un país europeo que les otorgue asilo. En lo que va de año, llevamos más de 3.000 muertos, con una alta proporción de niños en esa cifra. Y, como las guerras de las que huyen siguen recrudeciéndose, el macabro incremento de ahogados parece imparable. Pero no lo es. Las muertes de refugiados en el Egeo y el resto del Mediterráneo podrían detenerse mañana mismo. Buena parte de la población europea así lo ha intuido, y se ha desatado un fuerte movimiento de solidaridad, refugees-welcome, que exige a los gobiernos y a las instituciones de la Unión Europea una respuesta que detenga tanta muerte y tanto sufrimiento por el que se hace pasar a los refugiados. Los gobiernos se han visto forzados a responder, y todos hemos sido testigos de esa aciaga negociación en la que primero se repartieron 40.000 refugiados y después 120.000 más. Pero, ¿este reparto de refugiados responde realmente al clamor de “no más muertes en el Mediterráneo”? En realidad, no. En realidad, no tiene nada que ver con ello, porque los refugiados que se reparten están ya dentro de la Unión Europea, en Grecia, en Italia y en otros países…

El artículo completo se puede ver en este enlace

 

Ciudades refugio. El alcance de la iniciativa

Publicado en Público el 8 de septiembre de 2015.

Las políticas de inmigración y asilo practicadas en Europa, guiadas por la obsesión de lo que los gobiernos llaman “lucha contra la inmigración ilegal”, están suponiendo una grave vulneración de nuestras leyes de asilo y de los tratados internacionales, ya que el bloqueo practicado de las fronteras impide que las personas que huyen de guerras o persecuciones lleguen a territorio de asilo. Miles de muertos en naufragios en el Mediterráneo, masas humanas atrapadas en zonas fronterizas, mafias haciendo negocio con ellas para trasladarlas a Europa…, todo ello tiene como punto de partida una política de fronteras cuyo objetivo no es otro que el de impedir que los refugiados lleguen a nuestros países.

Pero la actual crisis de refugiados ha alcanzado tal nivel que las sociedades europeas han comenzado a reaccionar. Un movimiento solidario de grandes dimensiones ha surgido en las últimas semanas…

El artículo completo se puede leer en: (haz clic aquí)

 

 

El derecho de asilo

Publicado en El Periódico el 23 de agosto de 2015.

Casi 30.000 muertos en el Mediterráneo desde el año 2000, y la sucesión de naufragios de refugiados continúa imparable. Periódicamente, los gobiernos europeos dicen que van a tomar medidas contra tanta tragedia. Pero el hecho es que no las toman y que hay una enorme carga de hipocresía en la forma como abordan esta realidad.
La hipocresía empieza con el lenguaje que utilizan. Cuando se refieren a esas personas que tratan de entrar en Europa atravesando el Mediterráneo o saltando vallas, las llaman «inmigrantes» (o «inmigrantes ilegales»). Pero la propia Frontex dijo que el 84% de los que entraron en el 2014 huían de países en guerra. Son, por tanto, refugiados, no inmigrantes. La Convención de Ginebra sobre Refugiados define como refugiada a la persona que está fuera de su país tras haber huido de una persecución o un conflicto bélico, aunque todavía no esté en territorio de asilo. ¿Por qué entonces no se refieren a ellos como refugiados? Sencillamente, porque quedaría en evidencia que los gobiernos europeos vulneran sus propias leyes de asilo, así como la mencionada convención, que todos han suscrito.
El artículo completo se puede leer en: (haz clic aquí)

http://www.elperiodico.com/es/noticias/opinion/miguel-pajares-derecho-asilo-4448909

 

¿Es posible una política de inmigración y asilo respetuosa con los derechos de las personas?

Publicado en Público el 29 de mayo de 2015.

La actual política de inmigración y asilo no respeta los derechos fundamentales de las personas y, por tanto, debemos esforzarnos por buscarle una alternativa. En España, como en el resto de Europa, se ha ido imponiendo una política basada en los mitos y prejuicios xenófobos, que contempla la inmigración como algo peligroso y dañino para nuestra sociedad, algo de lo que debemos protegernos. En consecuencia, impedir la entrada de inmigrantes se ha convertido en “política de Estado” y ha contado con el consenso de buena parte de los partidos políticos…
El artículo completo se puede leer en:

 

El derecho de asilo vulnerado

Publicado el 20 de Marzo de 2015 por SOS Racisme en su Informe 2014 L’estat del racisme a Catalunya

El aspecto de la política de inmigración que tiene mayor presencia en el discurso y en la actividad política de los gobiernos europeos es el que denominan “lucha contra la inmigración ilegal”. Esta lucha la llevan a cabo con gran número de medios: controles fronterizos por parte de cada Estado, servicios europeos como FRONTEX para el control del Mediterráneo, vallas como las de Ceuta y Melilla en España, la de Evros en Grecia o la de Bulgaria en su frontera con Turquía, devoluciones en frontera, expulsiones individuales de los inmigrantes encontrados en situación irregular, expulsiones colectivas (que pese a estar prohibidas se practican), centros de internamiento para extranjeros creados para facilitar la expulsiones, controles policiales de identificación en las grandes ciudades, etc. Una parte de estos medios está dirigida a impedir la entrada de los inmigrantes, y otra a castigar con la expulsión a quienes lograron entrar pese a las barreras puestas para impedírselo.

Los medios dirigidos a impedir que los inmigrantes lleguen a pisar territorio de la Unión Europea se complementan con acuerdos con países vecinos para que éstos colaboren con dicho objetivo. De los países del Norte de África, por ejemplo, se espera que impidan la circulación de inmigrantes hacia Europa, ya se trate de sus propios ciudadanos o de nacionales de terceros países. Así, Marruecos tiene la misión de impedir que los inmigrantes se hagan a la mar para llegar a las costas españolas o que se acerquen a las vallas y los puestos fronterizos de Ceuta y de Melilla. Naturalmente, Europa paga a estos países vecinos por la labor policial que desarrollan en beneficio de la política europea de fronteras. Sólo pagando puede pedirse a esos países que hagan algo que los tratados internacionales no obligan a hacer, e incluso que va en contra del contenido de algunos, como la Declaración Universal de Derechos Humanos. Ésta dice que toda persona tiene derecho a salir de su país, y, por tanto, los países de tránsito no deberían impedir su movimiento, como tampoco deberían impedir la salida de sus propios ciudadanos. Si lo hacen, y además es a petición de otros Estados (los europeos), es porque reciben de éstos el precio que hayan estipulado…

El artículo completo se encuentra en las páginas 41, 42, 43 y 44 del citado informe:

http://www.sosracisme.org/wp-content/uploads/2015/03/SOS_Informe2014_15x21_070315_SOS.pdf

 

Los CIE, inaceptables e inútiles

Publicado en El Periódico el 17 de octubre de 2014.

Los Centros de Internamiento para Extranjeros (CIE) son lugares inaceptables desde la perspectiva de los derechos humanos y el Estado de derecho. Son espacios en los que se priva de libertad a personas que no han cometido ningún delito, lo que constituye una anomalía en nuestro ordenamiento jurídico. Y aún es mayor la paradoja cuando encontramos en los CIE a personas que han huido de guerras o de alguna persecución, algo frecuente entre los africanos internados, o a personas traídas como esclavas a España por organizaciones dedicadas a la trata de seres humanos, como también ha ocurrido con algunas mujeres internadas; personas que…

El artículo completo se puede leer en:

http://www.elperiodico.com/es/noticias/opinion/los-cie-inaceptables-inutiles-3607995

 

Políticas europeas de inmigración y asilo

Publicado en octubre de 2014 por la Fundación Friedrich Ebert Stiftung y la Fundación Alternativas en su informe: El estado de la Unión Europea. La ciudadanía europea en tiempos de crisis.

El 3 de octubre de 2013 murieron cerca de 350 personas en el mar, a un kilómetro de la costa europea. Eran, en su mayoría, eritreos y somalíes que huían de países en conflicto y viajaban en un barco atestado que se incendió y se hundió al sur de la isla italiana de Lampedusa. Como siempre que se producen tragedias de estas dimensiones, las conciencias de los dirigentes europeos parecen despertar y se hacen propuestas para que tales cosas no vuelvan a suceder. Italia reclamó a la Unión Europea mayor compromiso y solidaridad, más medidas y recursos para afrontar conjuntamente los retos migratorios, y el Consejo JAI, en su reunión del 7 y 8 de octubre, respondió aprobando la creación de un Grupo de Trabajo sobre el Mediterráneo. Éste se reunió el 24 de octubre y, en un tiempo récord, elaboró un documento, que a su vez dio lugar a una Comunicación de la Comisión: COM (2013)869 de 4 de diciembre. Después, el Consejo Europeo de 19 y 20 de diciembre (último de 2013) reclamó a la Comisión Europea un calendario concreto de medidas y se comprometió a tratar el asilo y las migraciones en el Consejo de junio de 2014 con la intención de establecer una política a largo plazo y dotarla de las medidas legislativas necesarias.

Volveremos sobre los documentos mencionados (el del Grupo de Trabajo y la Comunicación de la Comisión), ya que son parte importante de lo elaborado en 2013 en materia de inmigración y asilo, pero antes no queremos dejar de mencionar la sensación de déjà vu que nos produce este tipo de compromisos europeos para establecer, de una vez por todas, la política común de inmigración y asilo. En 1999, los jefes de Estado de la Unión Europea adoptaron en Tampere el firme compromiso de establecerla en cinco años. Igual de firme fue el compromiso que volvieron a alcanzar en Laeken en 2001, en Sevilla en 2002, y más aún en La Haya en 2004, donde, a la vista de lo poco que se había avanzado, se firmó un nuevo acuerdo de amplias dimensiones por el que en 2009 deberíamos tener ya plenamente vigente esa política común. El “período La Haya” aportó escasos progresos y acabó con un nuevo compromiso en Estocolmo para tener concluida dicha política en 2014…

El artículo completo se encuentra en las páginas 81 a 90 del citado informe:

http://www.euroxpress.es/doc/Informe_estado_UE_2014__La_ciudadani__a_en_tiempos_de_crisis_Fundaci__n_Alternativas.pdf

 

 

La sinrazón de los CIE

Publicado por OPRAX el 12 de septiembre de 2014

Cualquiera con sensibilidad por los derechos humanos a quien se le explique lo que es un CIE sentirá repulsa ante tan funesta institución. Porque un CIE es una prisión en la que se encierra a personas que no han cometido ningún delito. Personas que simplemente huyeron del hambre, o de una guerra, o se lanzaron a buscar un lugar en el que poder trabajar y vivir con dignidad; pero que entraron en una Europa cargada de prejuicios, miedos y restricciones hacia la inmigración, y les aplicaron una cruel ley de extranjería por la que acabaron encerrados en el CIE. Pero esa misma persona que se siente conmovida al ver que se encarcela a quienes sólo huyen de la miseria o de un conflicto bélico, puede que también sea permeable a los argumentos de quienes sostienen la necesidad de los CIE: que sin ellos no es posible ejecutar la expulsión de los inmigrantes en situación irregular, y que sin expulsiones no es posible regular los flujos migratorios. A quienes pueden ver razonables estos argumentos se dirige este artículo. La cuestión que se plantea es sencilla: ¿son necesarias las expulsiones y los CIE para regular el flujo migratorio?…

El artículo completo se puede leer en:

http://www.oprax.org/index.php/noticies-3/item/325-la-sinrazo-de-los-cie-miguel-pajares

 

El auge de los partidos xenófobos

Publicado por OPRAX el 30 de mayo de 2014

Las elecciones europeas de 2014 han puesto de manifiesto el ascenso que venía produciéndose en Europa de ese conjunto de partidos que solemos agrupar bajo el calificativo de extrema derecha. En realidad, se trata de un conglomerado de partidos en los que cabe distinguir entre aquellos más extremos, que pueden definirse como neonazis, y otros más adaptados al sistema democrático, que aúnan populismo, nacionalismo y radicalidad derechista, pero no apuestan por sistemas autoritarios (o, al menos, no verbalizan ninguna intención de destruir el sistema democrático y a veces pretenden ser los más radicales defensores de la libertad). Los que han triunfado en las elecciones europeas han sido los segundos, y a ellos vamos a referirnos en este artículo, aunque no hay que olvidar que también los primeros, los neonazis, han mejorado posiciones (el NPD alemán ha obtenido un eurodiputado por primera vez en su larga historia, Aurora Dorada ha quedado como tercer partido en Grecia, y otro muy cercano a éstos, Jobbik, ha quedado como segundo partido en Hungría). Pero el que ha dado un salto espectacular ha sido el populismo nacionalista. Se ha impuesto como primera fuerza política en dos grandes países…

El artículo completo se puede leer en:

http://www.oprax.org/index.php/noticies-3/item/290-el-auge-de-los-partidos-xenofobos-miguel-pajares

 

Quince muertes anunciadas

Publicado en El Periódico el 18 de febrero de 2014

Quince subsaharianos muertos después de una intervención de la Guardia Civil no es un asunto trivial que pueda resolverse con unas exiguas y contradictorias explicaciones del ministro del Interior. Los indicios de que esas muertes pudieron ser consecuencia de la intervención policial van desde el testimonio de un superviviente, que afirma haber sufrido el impacto de las balas de goma en la cabeza y la espalda, hasta el hecho de que se esté tratando de ocultar el vídeo completo de la intervención, pasando por el reconocimiento por parte del ministro de que se dispararon balas de goma y botes de humo cuando antes había sido negado por otros responsables. No hay duda de que se ha querido esconder algo…

El artículo completo se puede leer en:

http://www.elperiodico.com/es/noticias/internacional/quince-muertes-anunciadas-3111790

 

El examen de integración

Piublicado en El Periódico el 3 de abril de 2013

La pasada semana supimos que el Ministerio de Justicia se propone establecer un examen de integración para los residentes extranjeros que quieran acceder a la nacionalidad española. No es algo muy novedoso: estaba en el programa del PP y exámenes de ese tipo rigen en varios países de nuestro entorno europeo; pero conviene que discernamos si se trata realmente de una medida de integración o más bien de todo lo contrario. Este tipo de medidas (exámenes de integración, contratos de integración¿) comenzaron a implementarse en otros países europeos hace poco más de una década, y casi siempre vinieron de la mano de la presencia de partidos políticos de extrema derecha en los gobiernos o en las mayorías gubernamentales. El primero en establecer el contrato de integración fue Austria, en el 2002, y se trató de una imposición del ultraderechista Haider para entrar a formar parte del…

El artículo completo se puede leer en:

http://www.elperiodico.com/es/noticias/opinion/examen-integracion-2354522